Argentinos.es

Ivan Krastev, politólogo: “No es que Europa se vaya al carajo, va en todas direcciones al mismo tiempo”

Ivan Krastev es la persona con la que Josep Borrell, el jefe de la Política Exterior de la UE, se sienta después de una cena para pedirle consejo sobre qué hacer en Ucrania y más allá. Eso pasó hace unos días en el comedor del college St Antony’s, en la Universidad de Oxford, donde Krastev estuvo trabajando el último semestre. El politógo búlgaro es coautor del influyente ensayo La luz que se apaga sobre el auge del autoritarismo en Europa central y oriental que parecen imitar ahora países de Europa occidental y Estados Unidos, y de ¿Ya es mañana?, sobre los efectos de la pandemia. Ambos libros están publicados en español por la editorial Debate.

Krastev preside el Centro para Estrategias Liberales de Sofía, un think-tank que fundó en 1994 para promover la participación cívica y analizar políticas públicas, es miembro fundador de la junta del European Council on Foreign Relations y trabaja como investigador en el Instituto para las Ciencias Humanas de Viena, su lugar habitual de residencia. 

Nos sentamos en la sala común de profesores en el Centro de Estudios Europeos de Oxford, decorado con un póster del sindicato polaco Solidarnosc, unas horas después de las elecciones europeas. Krastev las estudió a través de un proyecto en 12 países de la UE que anticipó hace unos meses mucho de lo que pasó ahora. Está trabajando en su próximo libro, sobre la ansiedad demográfica por la baja natalidad y la despoblación, y cómo ignorarla puede alimentar a los partidos extremistas.

Esta es nuestra conversación, editada por claridad y extensión.

-¿Cuál es su principal impresión sobre los resultados de las elecciones europeas?

-El auge de la extrema derecha no fue una sorpresa. Los resultados del Parlamento Europeo no están muy lejos de lo que esperábamos, con la excepción de que al Partido Popular Europeo le fue mejor de lo previsto y esto es importante para dar legitimidad a la demanda de Von der Leyen de que ella debe seguir siendo la presidenta de la Comisión. En política nacional el terremoto se sintió mucho más fuerte y mucho más destructivo. Lo más importante es la crisis en los dos países centrales de la UE, Alemania y Francia. En el caso de Francia, los resultados no fueron inesperados: era lo que la mayoría pronosticábamos, pero una cosa es ver una encuesta y otra cosa es vivir esto la noche de las elecciones.

-¿Y la reacción de Macron?

El presidente Macron hizo bien en hacer lo que hizo. Y está muy en la tradición francesa, como dijo De Gaulle después de 1968, por el poder extremo de la presidencia: siendo presidente no podés permitir que te entierren vivo. Si Macron no optaba por este tipo de movimiento radical iba a sufrir durante los próximos tres años sin lograr hacer nada. Ahora está creando una situación de crisis en la que, sin embargo, está cambiando la dinámica. Si al partido de Le Pen le va muy bien, podría formar un gobierno, pero el presidente sigue donde está.

-¿Eso es lo más probable?

-Podría ser, pero en ese escenario Le Pen, que se presentará a las próximas elecciones presidenciales, también pagará el precio de gobernar, porque una de las ventajas de estos partidos es que nunca estuvieron en el poder: podés hablar, pero no te culpan por lo que hacés. El otro escenario es que no le irá tan bien en las elecciones parlamentarias como en las europeas, y se puede reforzar una mayoría muy anti-extrema derecha en Francia. Desde este punto de vista, Macron no fue simplemente egoísta para no ser enterrado vivo, sino que pensó en el sistema político. Fue una derrota tan dramática que no se puede ignorar. 

-¿Y en Alemania?

-En Alemania, lo que pasó es más profundo en cierto modo por la rigidez del sistema político. En Alemania hay la sensación de que la RDA resucitó. Las fronteras de la división este-oeste están muy presentes, lo que también es un juicio sobre el éxito o el fracaso de la unificación. Como resultado de esto, tenemos un gobierno que ahora tiene muy poco apoyo. Se puede esperar que el próximo año el Gobierno alemán no esté en condiciones de liderar en la UE porque no podrá liderar Alemania. 

Después hay muchos tipos de extrema derecha. A la gente le gusta hablar de eso como si hubiera un partido y una tendencia, pero este tipo de partidos son muy diferentes y están tomando decisiones muy diferentes, aunque es obvio que no se van hacia el centro.

....

Si quieres seguir leyendo la nota original pincha AQUI

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad